Con la llegada de la primavera, los insectos, roedores y otros animales, que han permanecido durante el invierno escondidos y con poca actividad, vuelven a activarse y a reproducirse, convirtiéndose en molestos para nuestra vida corriente.

Plagas más importantes de la primavera

Entre las plagas más comunes que van a aparecer tenemos:
– Insectos. Los más comunes son gorgojos, hormigas, moscas, mosquitos tigre, pulgas, mosquitos, termitas, avispas y polillas.
– Aves. Gaviotas, gorriones, palomas o tórtolas invaden nuestros cielos.
– Roedores. Ratas y ratones.

Consejos para la cooperación ciudadana

Para evitar las molestias dentro de nuestra vida cotidiana, hay una serie de medidas que podemos adoptar
– Colocar mosquiteras en ventanas y puertas de entrada, que además podremos acompañar de albahaca para alejar a los insectos.
– Arrancar hierbajos y matorrales que nacen en los balcones, aceras, terrazas y fachadas para evitar que se puedan reproducir en ellos los insectos.
– También se puede utilizar para evitar la reproducción la harina de gluten de maíz.
– Evitar el uso excesivo de productos químicos para matar moscas o mosquitos, ya que son muy contaminantes.
– Retirar las hojas y los frutos de los árboles que caen en las aceras y patios, ya que se pudren y por tanto, son lugar para criar los insectos y los roedores.
– Evitar la acumulación de agua y los charcos en las calles y terrazas, en ellos es donde se crían los mosquitos y otros insectos.
– No matar a las mariquitas, son depredadoras voraces de pulgones.

Actuaciones principales para el control de plagas Madrid

Para poder actuar en una vivienda, lo primero que se debe hacer es identificar el tipo de plaga que tenemos, no existe un remedio universal, cada plaga tiene su tratamiento.
Una vez identificada la plaga, debemos proceder a localizar el punto donde se ha originado, y entonces actuaremos sobre ese punto. Hay tres posibles actuaciones
– Desratización. Los roedores son portadores de enfermedades muy importantes. Se puede actuar evitando que entren en la vivienda o exterminándolos mediante productos químicos.
– Desinsectación. Tendremos que eliminar el insecto de que se trata. Deberemos utilizar el tratamiento específico para él.
– Desinfección. Atacaremos los diferentes microorganismos que pueden poblar la vivienda.