Nuestra experiencia como exterminadores Madrid, nos hace conocedores de que las plagas constituyen un problema serio de salud, pudiendo llegar a afectar a las personas tanto en el entorno laboral como en los domicilios particulares. Para este tipo de imprevistos es necesario tomar unas medidas que resulten eficaces con tal de controlar y erradicar el problema de una manera práctica y que no entrañe ningún riesgo para el usuario.

Los exterminadores Madrid están familiarizados con los controles de plagas más frecuentes que pueden afectar a cualquier zona de la capital. Su manera de proceder, rápida y profesional, permite evitar que estas puedan llegar a convertirse en un problema de difícil solución.

Las plagas más usuales están relacionadas con los insectos y roedores, causantes de daños en maquinaria, equipos de trabajo o cableado eléctrico, pudiendo provocar fallos en el funcionamiento de los sistemas de producción en las empresas. Del mismo modo, la desinsectación y desratización tanto de los locales comerciales como de los hogares afectados es imprescindible para mantener un nivel de salubridad óptimo. En consecuencia, un control estricto es fundamental para evitar cualquier mal mayor futuro.

Las casas unifamiliares independientes o adosadas a otras son susceptibles de sufrir algún tipo de plaga, que puede tener su origen tanto externo, en las alcantarillas de los alrededores, como interno, en lugares como jardines o azoteas en los que tienden a desarrollarse diferentes colonias de insectos, aves o roedores. Asimismo, en algunas estaciones pueden encontrarse otro tipo de plagas como avispas o murciélagos.

Otra plaga temporal que puede ser controlada por estos profesionales es la conocida Procesionaria del pino, que se compone de una fila de orugas recubiertas de pelos que pueden producir alergias graves a personas y animales. Las orugas proliferan en lugares rodeados de pinos, cedros o abetos.

Los exterminadores Madrid también se encargan de prevenir la legionella. Esta afección de carácter grave afecta a las personas en forma de neumonía y tiene su origen en bacterias que habitan en aguas estancadas, es decir, su mayor fuente de contagio son los conductos de aire y agua de los edificios. Por esta razón es imprescindible el correcto tratamiento de los sistemas de agua y aire, sobre todo de los lugares públicos como hospitales, centros comerciales o colegios. Entre las diferentes medidas que se llevan a cabo para prevenir la legionella destacan la limpieza de conductos, el desarrollo de instalaciones que impidan el estancamiento de aguas o el mantenimiento de una temperatura adecuada que impida que la bacteria sobreviva.

Si necesitas exterminadores Madrid infórmate aquí