Los mejores métodos para exterminar chinches

Con el nombre de chinches se conoce a unos parásitos que se alimentan de la sangre. Tienen un tamaño entre 4 y 7 milímetros con un cuerpo plano formado por tres partes y un par de patas en cada parte que les ayudan a desplazarse. Suelen esconderse de la luz y salen principalmente de noche para alimentarse, evitando de esta forma ser vistos. Son de color marrón o marrón rojizo y constituyen una de las plagas más difíciles de erradicar.

Una de las principales causas que hacen de las plagas de chinches una de las más complicadas de eliminar es su rapidez de reproducción. Una sola chinche puede llegar a poner 5 huevos cada 24 horas, llegando a un total de 500 huevos en su ciclo de vida que puede durar hasta 18 semanas. De esta manera, en poco tiempo el número de parásitos existentes se incrementa de forma exponencial, haciendo de un problema que inicialmente podía estar controlado una verdadera plaga.

Otro motivo que convierte a las chinches en unos parásitos que conviene controlar es su sigilo. Suelen tender a esconderse y solamente se alimentan de noche cuando no pueden ser detectadas. Además, dejan sus huevos en los lugares donde puedan recibir la mayor protección. Las chinches presentan una resistencia muy elevada a factores climatológicos, así como a ciertos tratamientos químicos, por lo que acabar definitivamente con el problema que suponen puede no ser sencillo. En estos casos, acudir a profesionales es la mejor manera de atacar el problema, expertos como los que pueden encontrarse en exterminadores de chinches en Madrid, para que evalúen el problema y determinen la mejor manera de actuar ante el ataque de estos parásitos.
Métodos para la eliminación de las chinches
La forma de eliminar este parasito combina una acción manual con el empleo de ciertos productos de desinfección. En primer lugar, una vez determinada la plaga, se debe llevar a cabo una aspiración a fondo de las áreas infestadas. Llevar a cabo una nebulización con alcohol resulta muy recomendable ya que mata al instante a los chinches y sus huevos.

El siguiente paso consiste en lavar a una temperatura por lo menos de 48 ºC toda la ropa que ha estado en contacto con la plaga. Ropa de cama, sofás, etc., deben someterse a este proceso de limpieza.

Posteriormente se nebulizan las zonas afectadas con productos pesticidas especialmente indicados para la eliminación de chinches y se envuelven de forma hermética. De esta manera los chinches se asfixian y se mueren de hambre, asegurándose una eliminación adecuada de la infestación.

Eliminar una plaga de chinches puede ser complicado, pero si se cuenta con la experiencia y los medios que los exterminadores de chinches en Madrid poseen, la solución al problema puede ser mucho más sencilla y eficaz.

L